Hacer de la Universidad de Sonora un espacio libre del humo de tabaco: académicos

En el afán de proteger y preservar la salud de manera eficaz de todos los integrantes de la comunidad universitaria, hoy cobra vigencia la posibilidad de que en su conjunto la Universidad de Sonora pueda convertirse en un espacio libre de humo de tabaco, afirmaron los académicos Guillermo Hernández Chávez, Ramón Enrique Robles Zepeda, Adriana Garibay Escobar, Rolando Giovanni Díaz Zavala, Claudia Figueroa Ibarra y Enrique Bolado Martínez.


Consideraron que para contribuir a hacer frente a la epidemia de tabaquismo se requiere de una política ambiental y acciones de sensibilización de diversa índole, ya que la ciencia ha demostrado de forma inequívoca que la exposición al humo de tabaco es causa de mortalidad, morbilidad y discapacidad.


Guillermo Hernández Chávez, coordinador de los programas académicos de Medicina y Odontología, resaltó la trascendencia de los esfuerzos que hace la Universidad de Sonora para liberar por lo menos al campus del maléfico humo del cigarro, en beneficio de la salud de jóvenes, docentes y trabajadores, lo cual deberá permear en todas las escuelas de la institución y alcanzar la meta de llegar a convertirse en una universidad libre del humo del cigarro
"Los perjuicios que genera ese hábito en el organismo son bien conocidos, como favorecer enfermedades de pulmón, la hipertensión arterial, los males coronarios y el infarto al corazón, de tal manera que ha sido considerado por la Organización Mundial de la Salud como la principal causa de muerte evitable. Por ello, es muy importante enfrentar al tabaquismo, como una lucha en favor de la vida", sostuvo.
Ramón Enrique Robles Zepeda, director de la División de Ciencias Biológicas y de la Salud, planteó que los ambientes completamente libres de humo de tabaco son la única solución eficaz para proteger a la población universitaria contra los efectos nocivos del tabaquismo.
Al mismo tiempo, reconoció los esfuerzos que ya en ese sentido se realizaron en los departamentos de Enfermería, Ciencias Químico Biológicas y Medicina y Ciencias de la Salud para ser certificados por la Secretaría de Salud en el Estado como espacios libres de humo de tabaco.
Consideró que en aras de hacer frente a la epidemia de tabaquismo, se requiere de políticas y acciones ambientales de diversa índole, ya que la ciencia ha demostrado de forma inequívoca que la exposición al humo de tabaco es causa de mortalidad, morbilidad y discapacidad.
Adriana Garibay Escobar, jefa del Departamento de Ciencias Químico Biológicas, dijo que, en efecto, ya existen condiciones propicias para lograr una vida libre de adicciones en el campus central, lo que se puede hacer extensivo a las otras dos unidades regionales de nuestra institución universitaria. 
"La implementación de políticas eficaces de reducción del tabaquismo es ya un tema vigente en las instituciones de educación superior del país, lo que se comienza a hacer realidad mediante acciones de difusión basadas en campañas intensivas de sensibilización, pláticas de orientación y colocación de carteles, tal y como aquí lo hemos hecho", indicó.
Nueva Zelanda, un ejemplo
A su vez, Rolando Giovanni Díaz Zavala, coordinador de la Licenciatura en Ciencias Nutricionales, hizo referencia a cómo el gobierno de Nueva Zelanda, a partir de 1990, estableció una de las políticas de control del tabaco más estrictas del mundo.
Esa nación promulgó y puso en vigor una ley integral sobre ambientes libres de tabaco que ha permeado a muchos países, con el fin de crear espacios libre contra el humo de tabaco, como sucedió en sus universidades. 
Claudia Figueroa Ibarra, coordinadora académica del Departamento de Enfermería, afirmó que las consecuencias del tabaquismo son bien conocidas, el consumir tabaco –tanto de manera pasiva como activa– y por ende conlleva a riesgos en la salud, y que por ese motivo trabajaron en el proyecto para alcanzar el reconocimiento oficial como Espacio libre de humo de tabaco, que se logró en el 2016. 
"Enfermería es una profesión que se encarga, dentro de otras actividades, de acciones de prevención de enfermedades y promoción de la salud, y como Departamento, docentes y alumnos estamos comprometidos en este programa que pretende incidir en esta problemática", dijo.
Finalmente, Enrique Bolado Martínez, coordinador del programa Químico Biólogo Clínico, expresó que independientemente de si algún estudiante, profesor o investigador desea dejar de fumar o no, conociendo las consecuencias que conlleva este hábito es de suma importancia respetar las áreas de no fumar dentro de la institución. (JAR)
 

RESPONSABLE DE ESTA PUBLICACIÓN
DIRECCIÓN DE COMUNICACIÓN
Preguntas, comentarios o dudas