Alumnos de Enfermería estudian en adolescentes fumadores la relación de ansiedad y depresión

 

Conocer la prevalencia de consumo de tabaco y su relación con síntomas de ansiedad y depresión en adolescentes, fue el objetivo de un trabajo de investigación que sobre ese tema realizaron Itzel Irene Barrios Velásquez y Javier Arturo Romero Armenta, alumnos del quinto semestre del Departamento de Enfermería de la Universidad de Sonora.

Su trabajo tuvo la asesoría de María Rubí Vargas, profesora-investigadora del Departamento, quien en fecha reciente coordinó un seminario correspondiente a la asignatura bajo su responsabilidad, Técnicas de Investigación en Enfermería, donde señalaron cómo diversos autores asocian el consumo y/o adicción al tabaco a los estados de ansiedad y depresión.

Itzel Irene Barrios y Javier Arturo Romero indicaron que en un estudio realizado en adolescentes que padecían sintomatología depresiva se encontró una relación significativa entre ambos factores, siendo las mujeres las más vulnerables.
En ese mismo sentido, advirtieron, en una muestra con mujeres fumadoras se encontró una correlación entre el tabaquismo y depresión, que va entre el grado de dependencia a la nicotina y el desarrollo de síntomas depresivos durante la abstinencia, e incluso son las más propensas a recaer en esa práctica.
Al respecto, agregaron que los resultados de otro estudio demostraron la predicción de la dependencia de tabaco cuando anteceden problemas emocionales, revelando que las mujeres tienen mayores probabilidades de desarrollar dicha adicción que los hombres.
"En los adolescentes se ha observado que los sucesos de vida estresantes pueden tener una influencia en el inicio y desarrollo de los síntomas de depresión; éstos se originan de situaciones familiares, personales y económicas que alteran las actividades normales de los individuos", puntualizaron.
Hicieron ver que las razones más importantes para adquirir el hábito de fumar son el grado de placer, curiosidad, influencia de la familia y de pares, rebeldía, insatisfacción con el medio que les rodea y la familia, y que la mayoría de los adolescentes refiere que lo hace por desahogo para liberar estrés o por encajar en el grupo. 
Además, puntualizaron, "el hecho de ser mujer y haber vivido algún suceso vital estresante, se asocia a un mayor puntaje de síntomas de depresión".
Dieron a conocer la estadística de que en México el 85.6% de los fumadores presenta síntomas leves de depresión, mientras que 14.4% restante manifiestan sintomatología más grave. El mismo estudio, añadieron, plantea que existe relación entre estos síntomas con el género, con mayor vulnerabilidad en las mujeres.
En su investigación concluyeron que esa adicción no sólo es peligrosa para quien lo consume, sino también para aquellos inhaladores de las sustancias procedentes del humo del tabaco presente en el ambiente. (JAR) 

RESPONSABLE DE ESTA PUBLICACIÓN
DIRECCIÓN DE COMUNICACIÓN
Preguntas, comentarios o dudas