Debe impulsarse el modelo por competencias en la profesión de la enfermería

Ante los cambios registrados por la globalización y la modificación de los intereses de los jóvenes, es imprescindible adoptar el método por competencias en todas las profesiones; en especial, la de enfermería, consideró la especialista Paula Ceballos, quien imparte un curso al cuerpo docente del Departamento de Enfermería.

Procedente de la Universidad Católica de Maule, Chile, la académica fue invitada a impartir un curso sobre el tratamiento de casos clínicos con la metodología de competencias activas y formativas, además de tomar parte en el proceso de evaluación y selección de protocolos de investigación de los aspirantes a cursar en la Universidad de Sonora la especialidad en Enfermería de Atención a Pacientes Críticos.

Paula Andrea Ceballos Vázquez dijo sentirse muy estimulada por la invitación, ya que le es muy motivante trabajar con los académicos, docentes del Departamento de Enfermería, que han mostrado un gran interés por prepararse en el ámbito de la atención de pacientes críticos.

Precisó que el modelo que imparte a los participantes del curso, es una forma innovadora que cambia el modelo basado en objetivos, y el estudiante pasa a ser el centro del aprendizaje. "El profesor, el moderador, el acompañante, ya no es el centro del saber, no es el experto. Aquí aprendemos todos juntos y se motiva al estudiante a aprender a aprender".

Indicó que el sistema de competencias cambia el modelo de acuerdo a las necesidades producto de la globalización y, sobre todo, de la modificación que han sufrido los intereses de los jóvenes en la actualidad.

"Se trata de una metodología activa para que los estudiantes se motiven a aprender, y dentro de esta metodología está el tratamiento de los casos clínicos reales, donde aprenden a problematizar, a analizar críticamente y a lograr ser un enfermero íntegro y profundo", asentó.

Asimismo, mencionó que esto, en la profesión de la enfermería, es sumamente importante, pues se desarrolla la competencia de saber hacer, de saber ser. 


"Es, además, actitudinal, porque tiene que ver con el saber hacer, con el cómo me comporto con el otro, y para la enfermería esa actitud es muy importante, porque tengo que tener una actitud de recepción con el otro, de respeto con el otro, de confianza con el otro, para que el paciente se sienta cuidado por la enfermera", advirtió.


De esta forma, agregó, nace el interés de hacer más que el sentido de vocación, pues "la enfermera tiene que estar motivada a ser una buena enfermera, y tiene que estar interesada en dar un buen servicio y disfrutarlo, que no sienta que es un sacrificio, porque si es así, al final, el cuidado va a ser más doloroso que satisfactorio".


"La competencia tiene que ver con ser competente, no tiene que ver con una carrera o una competencia. Tiene que ver con querer ser el mejor, pero en la entrega de un servicio de mayor calidad y cuidados eficientes", señaló.


La enfermera y académica de la Universidad Católica de Maule, Chile, reconoció la participación de los docentes del Departamento, así como su interés por actualizarse cuando la sociedad está pensada actualmente en la competitividad, y no en que seamos todos más capaces en lo que hacemos. (BE)



RESPONSABLE DE ESTA PUBLICACIÓN

DIRECCIÓN DE COMUNICACIÓN


Preguntas, comentarios o dudas